esespañol
De la A a la Z del césped artificial

De la A a la Z del césped artificial

Debido al auge de la aplicación de césped artificial en jardinería-paisajismo, desde hace unos años nuestro sector viene sufriendo un grave deterioro a causa del intrusismo masivo, y han aparecido multitud de páginas web dedicadas a su venta e instalación. Desgraciadamente, es bastante frecuente que quienes están tras esas websites carezcan de experiencia y profesionalidad, seriedad, y transparencia, y la información que publican esté alejada de la realidad, o directamente sea falsa o engañosa, lo que provoca la consiguiente desconfianza del usuario

La información relativa a ciertos términos como puedan ser la garantía, u otras características como la resistencia del material a la electricidad estática o al fuego es objeto de ser manipulada y posteriormente usada como herramienta de mercadeo o captación de clientes


A continuación les contamos la verdad, toda la verdad, y nada más que la verdad del césped artificial, a la par que desmentimos falsedades y destapamos engaños
Garantía

Garantías de 9 años, 10 años, 12 años… ¡ a ver quién da más !... Cuánta palabrería acerca de la garantía del césped artificial, y qué poco de cierto hay tras esas altas cifras y sus llamativos logotipos...

Desterremos mitos y falsedades, y aclaremos lo que es la garantía del césped artificial. La garantía que va vinculada a la compra de todo césped artificial de jardinería-paisajismo va dirigida en dos direcciones:
  • La primera, a la cobertura por defectos de producción, que pueden apreciarse tras desembalar el material, tales como
    • defectos flagrantes en su producción
    • roturas del producto
    • líneas de costura de distinto color, porque el rizado de base se ha tejido en mayor altura que el resto de líneas de costura
    • hilos más altos en unas partes que en otras
    • otros defectos derivados de la propia producción de los hilos que componen el césped artificial
  • La segunda cobertura, que vamos a llamar de largo plazo, garantiza la estabilidad de los hilos a los rayos UV. Esto significa que el césped no se tornará a un color blanco o azul durante el plazo declarado. Y aquí llegamos a la guerra de cifras en la que unas y otras empresas entran a fin de captar la atención de clientes, ofreciendo plazos de garantía cada vez más altos, pero que son totalmente falsos... A continuación les contamos la verdad del asunto
Este plazo de garantía lo establece el fabricante del hilo, pues lo que tiene resistencia a rayos UV es el hilo gracias a los aditivos aplicados en su proceso de fabricación. Por tanto, todo aquel que comercializa césped artificial debe respetar las garantías que los fabricantes del hilo dan a su producto, y prácticamente ningún fabricante de hilo de relevancia en el mercado internacional declara para sus fibras destinadas a césped artificial para uso decorativo y paisajismo una garantía superior a 8 o 9 años. Es decir, a priori y como norma general, el tiempo máximo de garantía que podríamos encontrar sería de 9 años

Ahí podríamos dejar la cuestión totalmente aclarada, y todo aquel que anuncia más de 9 años de garantía debería explicar cómo es posible anunciar plazos más largos que los que declara el propio fabricante de las fibras... Pero aún hay más, y es que no es lo mismo la intensidad de rayos UV que pueda tener que soportar un césped artificial en España, que en Holanda, o en Egipto. Por ese motivo, se aplica un filtro en virtud del grado de intensidad de radiación solar ( expresada en watios/m2 ) que pueda soportar el césped artificial una vez instalado

Para ello, se recurre al siguiente mapa del mundo en el cuál se indican áreas del planeta según nivel de radiación. En el caso de España, el grado máximo aplicable es hasta 200 W/m2 para el centro y sur de la Península Ibérica



Según esto, debemos descontar un año al plazo estándar declarado por el fabricante para cualquier césped artificial destinado a ser instalado en España. Esto supone que el plazo máximo de garantía aplicable en España para césped artificial decorativo en ningún caso debiera ser superior a 8 años ( 9 de plazo máximo, menos 1 para España, debido al alto nivel de radiación solar ) 

Debemos prestar especial atención a aquellos que extienden el plazo máximo de garantía a toda su gama de modelos, desde el modelo más básico y económico al más evolucionado y costoso, lo cuál está fuera de toda lógica, pues los plazos de garantía más cortos están vinculados a hilos básicos, e hilos más avanzados y complejos pueden gozar de plazos más largos

Ningún fabricante de césped artificial en el mundo aplica el mismo plazo de garantía a la totalidad de modelos que componen su gama. La gama de SUMIGRAN está compuesta por modelos de garantía real aplicable en España de 5 a 8 años

Los últimos avances por parte de los fabricantes de hilos para césped artificial podrán llegar a garantizar resistencia a rayos UV de hasta 10 años para zonas con nivel de radiación de 200 W/m2. Hablamos de hilos en proceso de desarrollo, aún no comercializados

Consideramos importante aclarar esto: no se deje llevar por plazos de garantía muy atractivos desde un punto de vista comercial que no son reales, evite sorpresas desagradables, ningún fabricante atendería posibles reclamaciones fuera de los plazos reales
Estabilidad dimensional

El césped artificial, por su proceso de fabricación y las materias primas empleadas, es un producto sujeto a posibles contracciones o dilataciones

La diferencia entre temperaturas máxima y mínima ( amplitud térmica ) a la que estará expuesto el césped artificial en un espacio de tiempo someterá al material a un “estrés”, cuya consecuencia pudiera ser la variación dimensional ( contracción o dilatación )

Hablamos de una reacción inherente al producto, como la de todo material expuesto a la intemperie, que se dará sólo en circunstancias extremas, como podrían ser picos muy altos de temperatura durante el día con bajadas notables por la noche, y que pudiera favorecerse si la instalación se ha realizado sobre hormigón o suelo cerámico ( que concentra más calor que la instalación en terreno natural )

Se puede dar mayor estabilidad dimensional al césped artificial si lastramos el mismo con arena de sílice, con lo que a fin de cuentas estaremos cargando peso sobre el producto para que ofrezca mayor resistencia a la posible contracción o dilatación de la base

Algunas organizaciones internacionales vinculadas al mercado del césped artificial reconocen como aceptable una estabilidad dimensional en la que la contracción o dilatación sea igual o inferior al 1%

La estabilidad dimensional declarada para cualquier modelo de nuestra gama de jardinería y paisajismo es como máximo de 0,60% ( posibles dilataciones o contracciones nunca superiores a 0,6cm por cada metro )
Encogimiento del PE por exposición a temperaturas extremas

Hace ya años, la incorporación y uso de las fibras de polietileno ( PE ) para la producción de césped artificial supuso un salto notable en cuanto a la suavidad que se podía conseguir con este polímero. Sin embargo, también es cierto que el punto crítico de resistencia al calor es menor que otros materiales ( como el polipropileno que se suele emplear para la base/raíz del césped artificial )

El polietileno puede permanecer estable hasta temperatura próxima a 75ºC. A partir de esta temperatura el material se vuelve mucho más sensible e inestable, y las fibras comienzan a sufrir un encogimiento paulatino y creciente. Dicha contracción es irreversible, ocasionando una deformidad en las fibras afectadas

El siguiente cuadro muestra la referencia de 75ºC como punto crítico del polietileno, y cómo a partir del cuál se produce un claro aumento en el ratio de encogimiento de las fibras



Por ejemplo, en el caso de un césped instalado en un jardín o terraza con orientación sur y expuesto al sol en las horas de más intensidad de calor ( de 12 a 17 horas ), hay que tener especial cuidado si el césped está instalado junto a paredes o superficies verticales especialmente reflectantes ( ventanas, puertas de cristal, paredes blancas lisas, baldosas, planchas metálicas o cualquier elemento similar que pueda reflejar la luz ), las cuales pueden hacer de “espejo”, reflejando la radiación solar que reciben sobre la zona de césped más próxima, que recibirá el doble de radiación ( la que recibe directa y la que recibe por reflexión ), lo que hace que la temperatura supere el punto crítico de resistencia del polietileno, ocasionando una banda de +/- 15-30 cm de material dañado junto a la superficie reflectante

Nuestras recomendaciones ( dirigidas a los instaladores profesionales ):
  • Examine la zona cuidadosamente, prestando atención a cualquier posible reflejo o superficies reflexivas que puedan causar la concentración de los rayos del sol sobre la zona
  • Asegúrese de que el usuario esté completamente informado sobre el césped artificial y sus características, y especialmente el hecho de que puede dañarse por la exposición a temperaturas en exceso de 75ºC
  • El relleno de arena ayuda a distribuir y absorber más calor
Electricidad estática

Por su propia composición y estructura, el césped artificial no puede ser un producto antiestático permanente

Desde hace algunas temporadas, ciertas empresas destacan que disponen de algunos modelos antiestáticos ( incluso algunas se atreven a extender esa cualidad a toda su gama... ). Recomendamos solicitar el certificado de ensayo realizado por un laboratorio acreditado independiente relativo a la prueba de resistencia a electricidad estática y conductividad del modelo o modelos que se publiciten como "antiestático", cosa que no van a poder mostrar...

Como indicamos inicialmente, césped artificial y antiestático serían términos casi antitéticos. No obstante, desde hace unos años, con la evolución en el tratamiento de polímeros y proceso de extrusión de hilos, se pueden incorporar aditivos a los mismos que reducirán la acumulación de carga estática, pero que en ningún caso la eliminarán por completo y de forma permanente, más aún cuando los elementos que componen la base en la que se tejen los hilos nunca podrán ser objeto del tratamiento antiestático que pudieran haber tenido las fibras previamente

La electricidad estática se produce cuando las cargas eléctricas se acumulan en la superficie de un objeto poco conductivo, ocurriendo esto normalmente por la fricción de dos materiales. En el caso del césped artificial, el juego sobre el mismo ( frotación ) puede provocar una acumulación de carga triboeléctrica. Además, condiciones de ambiente seco y el frío incrementan la electricidad estática. Esto es propio a las características físicas del hilo con el que se fabrica el césped artificial, no tratándose de un defecto del mismo

El fenómeno ocurre con mayor frecuencia en superficies recién instaladas, y dicha frecuencia e intensidad tienden a disminuir con el paso del tiempo

La acumulación de carga estática puede paliarse manteniendo húmedo el césped artificial. En ese sentido, para incrementar la acumulación de humedad en el césped artificial podemos ayudarnos del lastrado de arena de sílice que hará que esa retención de humedad sea más duradera, reduciendo la evaporación

Igualmente, podemos ayudarnos en la limpieza del césped artificial de algunos productos químicos. Existen productos específicos con función antiestática, no obstante, dado que estos productos no son fáciles de conseguir, tenemos una opción más doméstica, y es el rociado del césped artificial con un preparado de suavizante ( del que empleamos para lavar ropa en lavadora ) diluido en agua

Dado que por el momento los resultados del tratamiento antiestático en los hilos del césped artificial no son todo lo satisfactorios que quisiéramos, recomendamos aplicar las medidas paliativas anteriormente expuestas en aquellos casos que así lo requieran
Resistencia al fuego

Para hablar de la relación del césped artificial con el fuego y la resistencia al mismo debemos partir de que el producto del que hablamos está orientado para su instalación y uso en áreas exteriores, es decir, no es una moqueta ideada para ser instalada en el interior de edificios, para la que el Código Técnico de Edificación estipula qué características debe cumplir en cuestión de resistencia al fuego

Al no ser un producto sujeto a ninguna normativa relativa a la resistencia al fuego dado su caracter de moqueta de exterior, la mayoría de fabricantes no someten sus productos a pruebas de resistencia al fuego según alguna de las normas internacionales o continentales. No obstante, con la popularización creciente del césped artificial como revestimiento para múltiples usos, se han empezado a realizar pruebas de resistencia al fuego, la mayoría conforme a la norma EN 13501-1

Por el tipo de fibra y base empleada, recubrimiento de la misma y estructura del césped artificial en conjunto, popularmente se cataloga al mismo como “autoextinguible”, fortaleciendo esa condición si se le receba con arena de sílice

Aun siendo un producto con las características descritas, lógicamente es recomendable tomar las mínimas precauciones ante posibles fuentes de calor para evitar aquellos leves deterioros que pudiera sufrir la fibra

En caso de que se precise un césped artificial con algún tipo específico de clasificación al fuego conforme al CTE, recomendamos que previamente se informe en detalle, y solicite el certificado de resistencia al fuego correspondiente a su proveedor
Mascotas y césped artificial "antibacteriano"

El césped artificial siempre se ha considerado una superficie compatible y amigable con nuestras mascotas, al no ser abrasivo, y a la vez resistente a su uso

La última "tendencia" en el mercado es que algunos publiciten que su césped es antibacteriano usándolo como reclamo, y asociándolo a una posible medida de protección contra los excrementos de nuestros animales, que parece pretender inocular al cliente un temor o desconfianza hacia los modelos "no antibacterianos" sin ningún fundamento

Como en el caso del césped antiestático, la cualidad antibacteriana se puede aportar a la fibra aplicando en su proceso de extrusión aditivos que actúen como inhibidores del desarrollo y crecimiento de bacterias. Sin embargo, y al igual que para el césped antiestático, este tratamiento en ningún caso es permanente ( cosa que no se menciona )

Así mismo, sería conveniente que quien tuviera interés en césped antibacteriano solicitara a la empresa comercializadora los documentos ( emitidos por un laboratorio independiente ) que certifican que el modelo que se publicita con esta cualidad efectivamente es antibacteriano, y por cuanto tiempo

Es recurrente ver como algunos hacen extensible a toda su gama de césped artificial la cualidad que pudiera tener solo uno o dos modelos en concreto para los que si se hayan empleado hilos con tratamiento antibacteriano, y especialmente llamativo cuando las fibras que cuentan con este tratamiento son muy escasas en el mercado, al no ser un material muy popular debido a su baja demanda

Para el cuidado y limpieza de un jardín que va a ser disfrutado también por nuestras mascotas debemos simplemente emplear el sentido común, eliminando la suciedad que haya podido ocasionar nuestra mascota lo antes posible, al igual que haríamos si sucediera en el interior de la casa, usando agua y detergentes neutros

Si queremos reforzar la limpieza de nuestro jardín, esporádicamente podríamos emplear algún limpiador o desinfectante antibacterias especial para superficies textiles, siguiendo las instrucciones que establezca el fabricante del mismo
Diccionario de términos técnicos ( galga, Dtex, puntadas, etc... )

Galga: es la distancia de separación entre cualquier línea de costura y la contigua en la base sobre la que se tejen las fibras. Se expresa en pulgadas ( una pulgada equivale aproximadamente a 2,54 cm ). Las más habituales son las galgas de 3/8", 5/8", 5/16", 5/32" y 3/16". Obviamente, este valor influye decisivamente en la densidad de fibras por m2 de cada modelo: cuanto menor sea la distancia entre agujas, mayor será la densidad del producto fabricado
 
Decitex ( Dtex ): es una unidad de medida muy popular en la industria textil, indica la masa de la fibra que se emplea ( en gramos ) por cada 10.000 metros lineales. En cierta medida, hace referencia a la consistencia y calibre de los filamentos que componen la fibra del césped artificial

Un mayor Dtex no significa un mejor producto. Sirvan de explicación los tres casos expuestos a continuación, todos ellos tienen el mismo valor de Dtex, pero se obtienen resultados finales muy distintos
  • césped modelo A, con una fibra de 15.000 Dtex compuesta por 2 hilos con 8 filamentos/cabos por hilo, para la cuál el monofilamento de tonos verdes será de calibre bastante grueso, resultando incluso tosco para un césped artificial de jardín
  • césped modelo B, con una fibra de 15.000 Dtex compuesta por una combinación de 12 filamentos de tonos verdes más 8 cabos del hilo rizado de la base, que reparte el peso de la fibra en más filamentos, siendo éstos de calibre inferior, lo que proporciona al producto apariencia y tacto más naturales
  • césped modelo C, con una fibra de 15.000 Dtex compuesta por 3 tipos de hilo diferentes en una combinación de 8 filamentos de un tipo, más otros 6 de otro tipo, más 8 filamentos del hilo rizado de la raíz. Esta configuración, aún más compleja que la del modelo B, consigue más naturalidad en el producto final, debido a que los hilos recuperan ( su posición vertical tras la pisada ) de forma distinta, y se crean distintas texturas, similares a las de un césped natural
En la fase de desarrollo de cualquier modelo de césped artificial hay que calcular el Dtex de fibra adecuado al uso al cuál vaya a ser destinado, además de otros factores relativos al polímero de origen, o la forma especial que podamos dar a la sección del hilo en el proceso de extrusión

Además de esto, la fibra del césped artificial puede estar compuesta por un solo hilo, o la combinación de dos hilos ( la más usual en césped de jardín ), o incluso la combinación de hasta 3, o incluso 4 hilos diferentes ( ya sólo para los productos más exclusivos ). También hay que tener en cuenta que la fibra puede combinar dos o tres hilos con un número diferente de filamentos

Altura de fibra: indica la altura del hilo en milímetros. Es un factor que afecta al peso final de la fibra empleada ( factor cuantitativo ). Obviamente, para hilos más altos hay más consumo de fibra ( más peso de fibra ), lo que redunda en el confort y mullido del producto final
 
Puntadas por cada 10 cm: indica el número de puntos de costura que se han tejido en la distancia de 10 cm, en una línea de costura. Este factor afectará a la densidad total del producto ( puntadas por m2 ), junto con la galga. Al igual que la altura de fibra, es un factor cuantitativo, que condicionará el peso de fibra del producto final
 
Densidad ( puntadas por m2 ): la combinación de la galga y del número de puntadas en la línea de costura determina lo que será la densidad total del césped, la cuál suele expresarse en número de puntadas por m2

La densidad es un factor de cómputo eminentemente cuantitativo, no determina en sí misma la calidad final del producto. En todo caso, contribuye en la determinación del peso de fibra de cada modelo, al tiempo que afecta a su textura

Lógicamente, a igual calidad y altura de hilo, un césped de mayor densidad es mejor que otro menos denso. Pero esta afirmación tiene su excepción, pues un exceso de puntadas puede dar como resultado que el producto final sea tosco, de textura poco agradable y, en definitiva, poco adecuado para su aplicación en jardinería y paisajismo. Siempre debe buscarse un equilibrio entre las cualidades del hilo y la densidad

Estructura del hilo: es una de las características básicas de las fibras para césped artificial. Existen 2 tipos principales: hilos monofilamento e hilos fibrilados. El hilo monofilamento está constituido por un solo filamento individual continuo, el cual puede ser recto o texturizado ( rizado ), mientras que el hilo fibrilado es una banda ( bastante más gruesa que el hilo monofilamento ) precortada en su longitud, creando pequeños filamentos del propio hilo. En el caso del hilo monofilamento son varios los hilos por puntada, mientras que en el hilo fibrilado es un único hilo por puntada

En relación a esto, debemos hacer mención especial a la reciente aparición de los nuevos hilos “micromonofilamento” ( MMF ), que son uno de los mayores avances técnicos en el proceso de fabricación del césped artificial. Son fibras con la estructura propia del hilo monofilamento, pero con la notable mejora de poder ser extruido en calibre más fino ( menor anchura y espesor ). Esta diferencia le aporta más suavidad y una textura más agradable. Aún siendo hilos de menor calibre, es decir, menor consistencia, gracias a los avances en la calidad del polímero y su sistema de extrusión, podemos dar formas especiales a su sección, lo que favorece la recuperación ( de la posición vertical tras la pisada ). Así mismo, al ser hilos más finos, podemos alcanzar elevadísimas densidades, que dotan de mayor mullido ( al multiplicar las fibras rizadas de la raiz ) y elasticidad al conjunto del producto
 
Composición del hilo: es otra de las características principales de las fibras para césped artificial. Hace referencia al origen-materia prima del polímero derivado del petróleo empleado en la fabricación del producto. Los materiales empleados para la fabricación de las fibras de césped artificial son polietileno, polipropileno y poliamida
 
Espesor del hilo: indica en micras el espesor del hilo, característica que va vinculada al Dtex de la fibra

Anchura del hilo: indica en milímetros la anchura del hilo, característica que, al igual que el espesor, va vinculada al Dtex de la fibra

Tipos de sección del hilo:

Micromonofilamentos ( MMF )

Micromonofilamentos. Cuando menos es más

¿ Qué son los micromonofilamentos ( MMF ) ? Hasta la fecha era preciso tener que emplear hilos de cierto grosor y calibre para poder extruirlos con alguna sección de forma especial de tal modo que pudiera favorecer la recuperación de la verticalidad tras la pisada a la vez que se mantenían tanto su propio proceso de producción como el de tejido libres de problemas

Si se quería fabricar fibras suaves y más agradables al tacto solo se podía recurrir a hilos de sección plana ( cintas planas ), pero con el hándicap que este tipo de hilo tiene frente a hilos con sección en alguna forma especial ( hilos de sección en “V”, “C”, “U”, “W”, “S” y muchas más opciones que se han ido introduciendo en el mercado con el paso de los años ), que es su menor recuperación ( de la verticalidad ) tras la pisada

Mientras, para poder fabricar hilos con forma especial, era preciso recurrir a fibras de mayor masa. Eso aseguraba una mejor recuperación, pero a la vez endurecía notablemente las fibras, ofreciendo un tacto más rígido y áspero, y consiguientemente menos adecuado para su aplicación en jardines de uso intenso, sobre los que poder sentarse, tumbarse, o pasear descalzo

Los avances en los polímeros para la producción de las fibras de polietileno, así como en los cabezales empleados en el proceso de extrusión, han permitido evolucionar la estructura de los clásicos monofilamentos empleados en la confección del césped artificial

En el último año se han desarrollado los llamados Micromonofilamentos ( MMF ), por los que en SUMIGRAN hemos apostado para la práctica totalidad de nuestra gama. ¿ En qué consisten ? Partiendo de polímeros más avanzados y nuevos sistemas de extrusión, nos permiten dar formas especiales a la sección de los hilos ( formas que antes solo eran posibles para hilos de mayor masa ). Al combinar hilos de baja masa con la posibilidad de trabajar formas especiales aunamos en un solo filamento las virtudes de los hilos de bajo calibre ( suavidad, tacto agradable ) con las virtudes de los hilos con formas especiales ( recuperación a la pisada, resistencia al uso )

Además, al ser ( los hilos ) de menor calibre, ofrecen un aspecto más natural a la vista y nos permiten poder confeccionar el césped artificial en altísimas densidades

Si empleábamos hilos de mayor calibre, existía un punto de saturación en el proceso de tejido de las fibras, no pudiendo alcanzar grandes densidades o, en caso de poder alcanzarlas, crear productos muy toscos al tacto y vista. Al emplear MMF podemos alcanzar densidades muy superiores con un resultado visual mucho más natural

Teniendo en cuenta que la principal evolución de los MMF se ha dado en los hilos rectos ( las fibras verdes que componen el césped artificial ) y no tanto en las fibras rizadas de la base, al incrementar la densidad logramos que el producto resultante incremente mucho más la sensación de mullido y elasticidad, pues multiplicamos notablemente la cantidad de fibra rizada de la base del césped respecto al modelo similar ( en peso de fibra ) fabricado usando clásicos monofilamentos, que es la que principalmente hace a cualquier césped mullido

En definitiva, el hecho de emplear MMF nos permite trabajar con fibras más eficientes. Fibras con menor peso, pero que producidas con la correcta sección de forma especial y adecuada combinación de altura de hilos/densidad nos permite crear productos que cumplen en grado superlativo los objetivos de todo césped artificial: apariencia natural, suavidad, recuperación tras la pisada y confort
Proceso de fabricación

Extrusión de las fibras

Los gránulos del polímero seleccionado, que será la materia prima principal de la que se compondrá el hilo a fabricar, son mezclados con los diferentes aditivos que le van a dotar de ciertas cualidades o propiedades, como puedan ser su color, su resistencia a rayos UV, su tacto-textura, o los destinados a reducir brillos antinaturales


La mezcla realizada se calienta y prensa, forzándola para que pase a través del orificio practicado en un cabezal, que va a dar forma a la sección del hilo ( desde la clásica “cinta plana”, pasando por formas "cóncavas en C o U”, secciones más rígidas como la sección en ”W”, o la "lobulada en triple C”, hasta la sección en “diamante” o “nervio central”, etc... )

Al salir del cabezal de extrusión cae directamente en un tanque de agua para rebajar su temperatura y que así se solidifique, y se inicia un proceso de tensión de los hilos, sometiéndoles a diferentes fuerzas de tracción, y trenzado, para que adquieran mayor resistencia. Finalmente, el hilo se enrolla en bobinas



Tejido de las fibras ( "tufting" )

Las máquinas de “tufting” funcionan conforme a un principio similar al de las máquinas de coser. Por medio de agujas, el hilo se va fijando a una base soporte prefabricada en formato bobina de 4 metros de ancho ( normalmente de polipropileno, el cual puede ser de distintos tipos, a fin de dar más agarre a las fibras y mayor estabilidad dimensional al producto final, siendo suficientemente flexible ), creando puntadas


En este proceso se configuran las características físicas que tendrá el césped artificial. Determinaremos su densidad ( según galga y puntadas lineales que vayamos a emplear ) y la altura de la fibra

Durante el proceso, los operadores de la máquina controlan visualmente que se esté llevando a cabo debidamente, pudiendo realizar pequeñas correcciones al material con la producción en marcha, o si es preciso, paralizar el proceso de “tufting” parando la máquina en caso de tener que realizar una corrección que así lo requiera



Refuerzo de la base ( "coating" )

Tras el tejido o "tufting", las fibras no están totalmente fijadas a la base soporte sobre la que se han tejido, y si se tira de ellas pueden ser extraidas. Es por eso que es preciso que sean fijadas a la base soporte. Para ello, se aplica un adhesivo en estado líquido sobre el reverso de la base, haciendo pasar al producto sobre unas bañeras que contienen dicho adhesivo, o mediante otras técnicas de aplicación, como brochas móviles

Seguidamente, se hace pasar al producto por un horno
 lineal que realiza la función de "curado" ( secado ) del adhesivo aplicado, mediante la cuál se solidifica, consiguiendo así fijar los bucles del hilo cosido ( puntadas ) al soporte primario

Tras el curado en el horno se realiza su perforado ( consistente en practicar en la base soporte pequeños orificios de +/- 0,5 cm de diámetro a razón de +/- 60-80 orificios/m2 según modelo ), para permitir el drenaje de agua, imprescindible si el césped artificial va a ser instalado sobre terreno natural



Control de calidad, bobinado y embalaje

Por último, se procede a realizar un control visual de calidad. Tras este control el material se enrolla en bobinas, y éstas son embaladas con plástico protector

El producto está listo para su distribución

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros. Si continúa navegando, acepta su uso. Para más información consulte nuestra  política de cookies